Gestiones

Home Artículos El Impuesto de Sociedades
Lunes, 22 Junio 2009 00:00

El Impuesto de Sociedades

Escrito por 

El Impuesto de Sociedades (IS) es el equivalente al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para las empresas que tienen como forma jurídica sociedades limitadas (SL) o sociedades anónimas (SA) e incluso para las asociaciones, fundaciones, sociedades unipersonales, sociedades cooperativas, colectivas, laborales, etc.

Este impuesto recae sobre los beneficios que han tenido las sociedades en el año fiscal anterior, esto es, en este caso, el año pasado 2008. Este impuesto tiene en cuenta determinadas circunstancias de cada sociedad.

Las sociedades que han sido constituidas en España y que tienen su domicilio social en territorio español, deben obligatoriamente presentar esta declaración entre los días 1 y 25 de julio de cada año, hayan desarrollado o no actividad económica. Esto significa que, aunque una sociedad no haya tenido actividad alguna (inactividad) durante el pasado año, también estará obligada a presentar la declaración correspondiente.

La declaración del IS deberá hacerse en un único modelo de declaración, que es el modelo 200. Anteriormente habían otros modelos 201 (simplificado) y el 225 (sociedades patrimoniales) pero ahora sólo existe el modelo 200.

La presentación de la declaración deberá hacerse obligatoriamente por Internet para aquellas sociedades que tengan como forma jurídica S.A o S.L. Cuando se presente dicha declaración en la oficina virtual de Hacienda, se obtendrá un justificante de presentación. La declaración telemática no necesitará etiquetas identificativas.

Para hacer la declaración del IS será necesario haber hecha la contabilidad del año precedente (en este caso, 2008) debidamente cerrada a 31 de diciembre. Son documentos necesarios para la preparación del IS, el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias y el estado de cambios en el patrimonio neto. Es de señalar también, que la contabilidad deberá estar cerrada conforme al nuevo Plan General de Contabilidad, vigente ya desde el día 1 de Enero de 2008. El nuevo Plan General de Contabilidad está en concordancia con la normativa de la Unión Europea y es obligatorio para todas las empresas cualquiera que sea su forma jurídica.

En la declaración del IS debe constar quiénes son los administradores de la sociedad así como otros datos de cumplimentación obligatoria.

Por otra parte las sociedades también están obligadas a:

A) Legalización de Libros oficiales, con plazo hasta cuatro meses desde el cierre del ejercicio (30 de abril). La finalidad de la legalización es "precintar" la información contenida en los mismos para que no se pueda manipular posteriormente. El archivo y custodia de estos Libros, que son secretos, corresponden a la Empresa, y los pedirá Hacienda en caso de inspección. Los Libros se pueden presentar como hojas encuadernadas formando libros, en un soporte informático (presentación digital) o en ambas (presentación mixta).

B) Depósito de Cuentas anuales en el Registro Mercantil, con plazo hasta un mes desde su aprobación en la Junta General Ordinaria de Accionistas (la Junta debe celebrarse en los seis meses siguientes al cierre del ejercicio, por lo que, apurando plazos, el depósito se puede efectuar hasta el 31 de julio para los ejercicios que coinciden con el año natural).

La Ley obliga a los administradores a presentar esas cuentas en el Registro Mercantil para su depósito y publicación, de forma que cualquier persona podrá tener acceso a las mismas y conocer la situación financiera de la sociedad. La publicidad de las cuentas de una sociedad a través del Registro Mercantil, le permite al resto de empresas que deseen contratar con aquella, conocer cuál es su situación financiera y evitar posibles riesgos que dificulten o impidan cobrar sus créditos.

Por este motivo, la Ley sanciona el incumplimiento de esta obligación por parte de los administradores. Asimismo, la falta de depósito imposibilita inscribir en el Registro Mercantil documento alguno referido a la sociedad.

Si ha pasado un año desde la fecha del cierre del ejercicio social sin que se hayan depositado las cuentas, el registrador mercantil procederá al cierre registral y no inscribirá ningún documento presentado hasta que, con carácter previo, se practique el depósito. De esta forma, no podrá inscribirse un aumento de capital, o una modificación de estatutos, o un cambio del domicilio social ni otros acuerdos que debieran acceder al Registro Mercantil.

Los registradores mercantiles deben remitir a Hacienda una relación alfabética de las sociedades que no han presentado sus cuentas al Registro Mercantil cada año. Hacienda podrá hacer una inspección a la sociedad por esta irregularidad.

Visto 2074 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2013 20:00

Datos de cotacto

Dirección
C/ Canalejas, nº28, 1 piso, puerta 8,
35500 Arrecife - Las Palmas (Islas Canarias)
Teléfono
+34 902 551 511 / +34 928 815 606
Fax
+34 928 800 525
e-mail
info @gestiones.com