Gestiones

Home Artículos Herederos con el bolsillo más lleno
Sábado, 22 Marzo 2008 00:00

Herederos con el bolsillo más lleno

Escrito por 

Cuando fallece una persona y deja bienes a sus sucesores, éstos están generalmente obligados a pagar el conocido "Impuesto de Sucesiones". Por otra parte, cuando recibimos una donación u obsequio que supere un determinado importe, también quedamos obligados a entregar al Estado una parte del mismo, mediante el llamado "Impuesto de Donaciones". En la práctica, ambos tributos que, en principio, tienen una naturaleza bien distinta, se pagan a través del mismo impuesto, el de Sucesiones y Donaciones.

Estos dos impuestos están siendo gestionados por las comunidades autónomas de España, es decir los gobiernos de las comunidades autónomas españolas pueden decidir sobre los mismos.

Este impuesto deben pagarlo:

Los herederos: en el caso de herencias por el fallecimiento de una persona.
El donatario o el beneficiario: esto es la persona que recibe una donación.
Los beneficiarios en los seguros de vida, siempre y cuando el beneficiario sea una persona distinta a la persona que contrató el seguro.

Los documentos y autoliquidaciones relativas a este Impuesto pueden presentarse en cualquiera de las Delegaciones Provinciales de la Consejería de Economía y Hacienda, de la Comunidad Autónoma correspondiente que será:

Cuando se trate de adquisiciones "mortis causa", la de la residencia habitual del causante.
Cuando se trate de adquisiciones "inter vivos", la del lugar en el que se encuentren situados los bienes inmuebles, o en su defecto, por la residencia habitual del adquirente.

La gran noticia es que la Comunidad Autónoma de Canarias, desde el 1 de enero de este año 2.008, ha suprimido, prácticamente, dentro del ámbito familiar (padres, hijos, cónyuges y parejas de hecho), el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, gracias a la bonificación general del 99,9% de la cuota tributaria. El 0,1% restante que hay que pagar por el Impuesto, lo ha mantenido la Comunidad Autónoma como mecanismo de control tributario. Es decir, es necesario que los herederos presenten la declaración del Impuesto Sobre Sucesiones y Donaciones posteriormente al fallecimiento de la persona que ha dejado herencia en España.

Donaciones

Así, por ejemplo, una donación de 60.000 euros de un padre a un hijo menor de 35 años, para ayudarlo en la compra de su piso (vivienda habitual), el hijo donatario, hasta diciembre pasado, pagaba 3.294,44 euros, mientras que ahora, por aplicación de la bonificación del 99,9%, sólo tendrá que pagar 3,29 euros.

Sucesiones

Igualmente, si tres hijos heredan, junto con el cónyuge supérstite de 70 años, una cuenta corriente, un paquete de acciones y un piso, valorado todo ello (incluido el ajuar doméstico) en 200.000 euros, la cuota del Impuesto sobre Sucesiones sería hoy, para cada hijo, de 3,86 euros, y de 0,57 euros, para el cónyuge; mientras que, el año pasado, sin la existencia de la bonificación del 99,9%, los hijos y el cónyuge hubiesen tenido que pagar 3.863,10 euros y 573,75 euros, respectivamente.

Requisitos para aplicar la bonificación del 99,9% del Impuesto

A) En las adquisiciones donaciones:

1. Que la formalización y aceptación de la donación sea después del 1 enero 2008.
2. Que el sujeto pasivo (donatario) se integre en alguno de los Grupos I y II de parentesco: padres, hijos, cónyuges o parejas de hecho.
3. Que la donación se formalice en documento público.
4. Que el donatario tenga su residencia habitual en las islas no sólo en el momento del devengo, sino también en los últimos cinco años. Ahora bien, si la donación tiene por objeto exclusivo bienes inmuebles, la Ley exige que los bienes radiquen en Canarias.

B) En las adquisiciones mortis causa (sucesiones)

1. Que el devengo del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se produzca con posterioridad al 1 de enero de 2008: es decir, que el fallecimiento del causante sea posterior a esta fecha.
2. Que el sujeto pasivo (heredero, legatario o beneficiario de un seguro de vida) se integre en alguno de los Grupos I y II de parentesco: esto es, padres, hijos, cónyuges o parejas de hecho.
3. Que el causante de la sucesión haya tenido su residencia habitual en Canarias, no sólo en el momento del fallecimiento, sino también durante los últimos cinco años.

La bonificación en ningún caso es aplicable cuando el fallecimiento haya ocurrido antes del 1 de enero de 2008, aunque la presentación de la declaración del Impuesto se realice durante el año 2008.

Conclusión

Se ha suprimido prácticamente desde el 1 de Enero el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, pues está bonificado en el 99% de la cuota a pagar. No obstante, deben cumplirse los requisitos para estar exento y presentarse los documentos en la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias.

Visto 1896 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2013 19:27

Datos de cotacto

Dirección
C/ Canalejas, nº28, 1 piso, puerta 8,
35500 Arrecife - Las Palmas (Islas Canarias)
Teléfono
+34 902 551 511 / +34 928 815 606
Fax
+34 928 800 525
e-mail
info @gestiones.com