Gestiones

Home Artículos Crisis energética y turística
Martes, 28 Agosto 2007 00:00

Crisis energética y turística

Escrito por 

En los últimos cuatro años el turismo británico ha descendido un 10% en Canarias, según datos oficiales. El turismo britanico es la mayor aportación a la tarta de clientes de las islas, de ahí lo significativo de este descenso. El Reino Unido es uno de los grandes emisores mundiales de turistas, y no ha parado de crecer en las últimas décadas y, especialmente, como en el caso de Canarias, desde los años ochenta.

El Turismo como sabemos, es un sector de actividad muy vulnerable a los vaivenes de la situación económica del país emisor, a los factores geopolíticos, etc.

Canarias llegó a su punto culminante de entrada de turistas extranjeros en el año 2001, experimentando desde entonces un declive. La situacion turistica no es ajena a la compleja situación energética del Reino Unido.

El petróleo y el gas siguen encareciendose. El Reino Unido importa dos tercios del carbón que consume y planea el cierre de sus obsoletas minas, y varias de sus catorce centrales nucleares se encuentran en el comienzo de un proceso de cierre por obsolescencia. Por otro lado hay grandes privatizaciones, burbuja inmobiliaria británica, endeudamiento masivo de su población, etc. Las subidas de tipos de interés del Banco de Inglaterra, y las subidas de los precios del gas y otras materias primas, así como el creciente déficit comercial británico, están ensombreciendo este panorama, y anunciando que el lobo del retroceso económico energético ya ha aparecido.

El declive del petróleo, supondrá un empeoramiento global de las economías turísticas, vía descenso del flujo de los países emisores. El fenómeno turístico mundial pende de una estabilidad energética y macroeconómica que veremos cuestionar crecientemente con cada subida del precio del barril del petróleo. El turismo como fuente principal de actividad económica está pasando su factura en Canarias, como lo está haciendo hoy tambien la actividad constructiva, y las perspectivas advierten de un empeoramiento de la situación.

El turista británico actualmente elige destinos de "bajo coste", que proliferan, no planifica su viaje con tanta anticipación y espera ofertas.

Es evidente que una de las consecuencias de la opción por los precios bajos es la opción por el "bajo coste". Este fenómeno es aparentemente contradictorio con respecto a la subida de los precios de la energía. Pero nada más lejos de la realidad. IATA, la asociación internacional para el transporte aéreo, ha emitido recientemente un Informe en el que reconocía que el año 2006 había sido el primero en el que los costes del combustible en las mayores líneas aéreas había superado, por primera vez en las décadas recientes, al coste del personal. Este cambio de tendencia se agravará en los próximos años, con el coste creciente del petróleo.

El transporte aéreo seguirá siendo un consumidor importante de energía que cada vez será más cara. Recientemente, el delegado de TUI en Gran Canaria expresaba que "una hora de queroseno es mucho dinero". Es así de sencillo. Ante un panorama de extraordinaria sobreoferta, nuevamente la Ley de la oferta y la demanda funciona con agilidad: la península, u otros destinos, ofrece costes de traslado más baratos que Canarias.

Se multiplican las ofertas. Podemos hablar de "alojamientos turísticos de bajísimo coste". Consecuencia de ello es recorte de la calidad en la oferta, y una complicada situacion para todos aquellos complejos o hoteles que no entran en el juego del bajo coste o "todo incluido".

Veremos fusiones de aerolíneas, como ya se anuncian, igualmente en las líneas de bajo coste. Los alemanes, holandeses, belgas y austriacos recurren incluso en mayor medida que los británicos a este tipo de compañías. El problema es que Canarias no es un destino atractivo para el modelo de negocio de las compañías aéreas de bajo coste por distintas razones: tiempo de viaje, saturación de los aeropuertos, falta de subvenciones públicas, falta de flujos bidireccionales que justifiquen el establecimiento de conexiones regulares, etc. Las compañías de bajo coste cobran de los aeropuertos e instituciones de fomento turístico de los destinos por número de pasajeros transportados, así que no le interesa volar dos veces al día a Canarias si ese mismo avión puede volar cuatro veces a Gerona (Cataluña).

Lo que está ocurriendo ya hoy en Gran Bretaña es un cambio de ciclo. El que siga la prensa insular inglesa lo detectará fácilmente: los síntomas se agolpan. No hay que olvidar que Gran Bretaña es un país en guerra, con el mayor número de tropas en el extranjero tras EE.UU., evidentemente para tener acceso al petróleo y gas extranjeros. Su ejército se encuentra en quiebra técnica, según se ha reconocido públicamente. Esta potencia mundial se ha convertido ya hoy en una importadora de energía neta, y el enfriamiento económico, tras dos décadas de crecimiento exponencial, están alcanzando al público medio de la isla: incremento de los impagos de la vivienda, cuyo precio ha subido exponencialmente, así como la deuda de los hogares; y la lógica inflación, cuyo repunte está obligando al banco central inglés a subir los tipos de interés. Este "cambio de ciclo" parece consolidarse, y esto tiene consecuencias: el turista británico elige destinos de "bajo coste", que proliferan, no planifica su viaje con tanta anticipación y espera ofertas.

Visto 1912 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2013 18:56

Datos de cotacto

Dirección
C/ Canalejas, nº28, 1 piso, puerta 8,
35500 Arrecife - Las Palmas (Islas Canarias)
Teléfono
+34 902 551 511 / +34 928 815 606
Fax
+34 928 800 525
e-mail
info @gestiones.com