Gestiones

Home Artículos ¿Dónde soy residente fiscal?
Jueves, 22 Marzo 2007 00:00

¿Dónde soy residente fiscal?

Escrito por 

Muchas dudas surgen a las personas que viven en España y también en otro país, sobre la residencia fiscal, dónde deben declarar impuestos, qué deben declarar, etc. La residencia tiene una especial relevancia, ya que el ser residente en un país u otro, determinará que pague sus impuestos en uno de los dos.

El primer criterio a seguir, es el de la permanencia en España. Por esta regla, se dice que una persona es residente en España si ha permanecido en territorio español más de 183 días (mitad justa del año natural). Sin embargo, ese es un criterio, pero no el único, ya que tendríamos que ver también dónde está el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos. Pero también es importante ver la residencia fiscal desde la perspectiva de los Convenios sobre Doble Imposición. Estos Convenios de Doble Imposición nacieron para analizar la problemática que surge entre países a la hora de pagar impuestos. Hoy en día, en la práctica, podemos decir que para un no residente existen dos posibilidades de tributación: aplicación general de la normativa interna, o ver qué dice al respecto los Convenios de Doble Imposición; pero si el no residente es comunitario, habría que estudiar el Derecho Comunitario, pues ese Derecho goza de primacía sobre el Derecho propio de cada Estado miembro, así como sobre el Derecho derivado de los Convenios de Doble Imposicion. Por tanto, el Derecho Comunitario está por encima del ordenamiento interno y de los Convenios de Doble Imposición Internacional.

En la práctica existen casos complejos, pues una misma persona puede, de acuerdo con las normas nacionales de cada Estado, que sea considerado residente fiscal en ambos países. En tal caso, los Convenios de Doble Imposición Internacional resuelven el conflicto de doble residencia a favor de una u otra jurisdicción tributaria.

Por lo tanto...

La persona será considerada residente del Estado donde tenga una vivienda permanente a su disposición. Si tiene esta vivienda en ambos Estados, será residente del Estado con el que mantenga relaciones personales y económicas más estrechas.

Si no pudiera determinarse el Estado contratante en el que dicha persona tiene el centro de sus intereses vitales, o si no tuviera una vivienda permanente a su disposición en ninguno de los Estados contratantes, se considerará residente del Estado contratante donde viva habitualmente.

Si viviera de manera habitual en ambos Estados contratantes, o no lo fuera de ninguno de ellos, se considerará residente del Estado contratante del que sea nacional.

Si fuera nacional de ambos Estados contratantes, o no viviera habitualmente en ninguno de ellos, las Autoridades competentes de los Estados contratantes resolverán de común acuerdo. Una vez fijada la residencia, los diferentes tratados pueden decidir gravar las rentas obtenidas por el residente mediante competencia exclusiva del estado de residencia o competencia compartida con el estado de la fuente.

Por ejemplo: la legislación interna del Estado "C" considera al Sr. K, nacional de "C", como residente fiscal en este Estado, con base en el criterio de la permanencia en territorio por más de 183 días. Pero, al propio tiempo, la Administración Tributaria española ha demostrado que el Sr. K tiene el núcleo principal de sus intereses económicos en España. El Sr. K, por razones de trabajo, viaja con frecuencia, si bien posee un apartamento en la ciudad de Barcelona. En este caso debemos tener en cuenta que España y el Estado "C" tienen suscrito un Convenio para evitar la doble imposición.

Resultado: se da un supuesto de doble residencia con arreglo a los criterios de la legislación interna de los dos Estados: España y el Estado "C". Por este motivo, debe acudirse a las reglas bilaterales, y como quiera que consta que únicamente cuenta con una vivienda permanente en territorio español, el Sr. K debe reputarse como residente habitual en España. Si además de Barcelona contase con una vivienda permanente a su disposición en "C", también debería ser considerado como residente en España con base en el criterio del centro de intereses vitales. Para obtener los beneficios de un determinado Convenio de Doble Imposición, los contribuyentes no residentes deben aportar una acreditación de residencia fiscal en el sentido del tratado que proceda, expedida por sus autoridades tributarias. El tener la residencia habitual en España, es una nota esencial para ser contribuyente del Impuesto sobre la Renta. Es indiferente la nacionalidad que se tenga, español o extranjero; si se reside en España se tributa en el IRPF por la renta mundial, es decir, por la totalidad de rentas y ganancias, con independencia del lugar donde se hubiesen producido y cualquiera que sea la residencia del pagador. Esto significa que si una persona es residente en España y tiene rentas en otros paises, debe declararlas en su totalidad en España.

Visto 2086 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2013 18:54

Datos de cotacto

Dirección
C/ Canalejas, nº28, 1 piso, puerta 8,
35500 Arrecife - Las Palmas (Islas Canarias)
Teléfono
+34 902 551 511 / +34 928 815 606
Fax
+34 928 800 525
e-mail
info @gestiones.com